EL DEJAR PASAR

A… Vicente Gallego

                                                                                                              (Segunda Voz)

Siempre es tu ausencia un vaho

que en espacio libre me desciende aprisa

me camina por la espalda firme

y sangrientamente me taladra un hueco

que a pecho y entre golpe mata.

 

Cuando muero en este infierno

el corazón de cielo enferma por la sombra

y transitan los fantasmas que adormecen

la mundana travesía de la vena

que amordaza la lujuria.

 

Desangro tu sexo expuesto con la daga del reproche  

y me bebo a sorbos el sadismo que mutila nuestro tiempo

y mato todo lucro de la astucia ingenua

que germina en la humedad de mi locura.

 

¡Si es verdad que la gracia de mi cuerpo no te basta!

 

Voy hacer de ti amor un ave de rapiña

que rasguñe al tacto mis entrañas

de ganas insanas y crueles mordiscos

que en macabros suspiros me agiten

impíos, libres de saña y con marcas

tu nombre, golpe tras golpe tu nombre.

 

Y nadie me escribe un verso

ni la poeta existe, ni hay tormenta.

 

Mis demonios…

los del claustro guardan luto

y tiran ansiosamente los hilos del desprecio

mientras aman cuando todo se derrumba.

 

                      PAOLA HERRERA LEDESMA

Anuncios

About this entry