DE LA BOCA AL CUERPO

Te miro y no lo creo,

los haberes del pasado han denunciado a nuestros cuerpos,

esos malditos…

             nos culpan de la profanación del tiempo.

 

Dicen que rebosando la astucia de mi sexo

limpiaste los cabos de tu insaciante anatomía.

 

De mi cuentan que vago perdida

sobre el falo de un destino que no es mío.

 

Narran que debajo de la cama

donde clavaste a tu diosa insumisa,

germinan ortigas de la sangre impura

y que en ellas habitan las muecas

de todo mal nacido que me ha llegado de sobra.

 

La gente habla de ti…

de cómo sodomizaste a mi lento corazón de cielo,

hablan de la razón perfecta,

del acto heroico y bestial

en que la carne corrompe a la carne.

 

De mi se riegan las bocas…

como de ti se ha regado la mía.

 

De mi se han dicho tantas cosas,

pero que lo digan de ti…

 

                                ¡Mi amor!

 

                       te juro por Dios, que no me provoca.

 

¡Que vengan y que hablen!

 

¡Qué vengan y que digan misa!

 

Investirte a ti…  ahora, es lo único que importa.

 

 

       Que digan misa completa sobre el cuerpo que poseo,

                    cuerpo impuro en delictivo cuerpo,

                    cuerpo de santo   y   pulcro cuerpo,

     boca de cuerpo                                     cuerpo de boca

            Del cuerpo a la boca y de la boca la cuerpo.

 

      Mi cuerpo es de todos y de todos los míos…

                                                                           tu cuerpo.

 

Anuncios

About this entry