CUANDO PREGUNTE LA GENTE

                     

                                                                                                                                                                                               

        “Era tanto amor el que yo tenía…   que te maté sin darme cuenta”

 

Me aferro a la idea de que no estas MUERTO
y sigo intentando con todas las ganas de tornarte a la vida.
 
Yo te abrazo con fuerza mientras sueño,
te mimo la noche y te acaricio el pelo, pero no te mueves.
 
Pasan los días y la gente pregunta.
 
¡Que coño le importa a la puta gente!
 
¿Qué palabra de estás MUERTO no entienden?
 
Me he pasado estos años inventándome historias,
velándote el sueño interminable,
pudriéndome el cuerpo y las manos
con el cadavérico perfume
que en el acto carnal…  se revienta en tu cama.
 
Y me lavo con agua bendita
las fístulas que me han hecho los gusanos.
 
A estas alturas…
me he quemado los ojos para no ver de fuera,
para no ver el maldito horror en lo que te has convertido.
 
Yo quería regalarte la vida y reírme contigo,
quería de verdad acariciarte el pelo mientras duermes
y que pasen las horas y que pasen los días.
 
Quería que todas las mañanas estuvieses conmigo,
despedirte con besos y mimarte sin tiempo.
 
¡Llenarte de amor!
 
Cuando entres y salgas… llenarte de AMOR.
 
Pero nada de lo que yo haga,
NADA, será suficiente.
 
¡Tú estas MUERTO!
 
 Y yo tengo que aceptar la puta realidad… cuando me lo pregunte la gente.
 
Anuncios

About this entry